5.01. Introducción

En las últimas décadas del siglo pasado, la especie humana ha hecho grandes avances que han permitido aumentar el bienestar y la esperanza de vida.
Desde entonces vivimos una revolución en la investigación de las ciencias biomédicas y la biotecnología. La reproducción asistida, la investigación contra el cáncer, los trasplantes, la manipulación genética y el uso de células madre para la regeneración de tejidos son algunos de los campos biomédicos con más relevancia científica y social hoy en día.
Todos los seres vivos están formados por células. En el interior de las mismas se encuentra el material hereditario que son las instrucciones de las que depende cualquier ser vivo. La totalidad del material hereditario de un individuo se denomina genoma, que está formado por una molécula denominada ADN. Los cambios en el ADN dan lugar a variaciones en las instrucciones y, por lo tanto, en ocasiones, a la pérdida o adquisición de propiedades en el individuo que ha sufrido dichos cambios. Estos cambios se dan constantemente de forma espontánea en la Naturaleza con la aparición de mutaciones espontáneas (pequeños cambios en el genoma de un individuo) o el cruce sexual (la unión de los genomas parentales para producir un nuevo genoma con nuevas propiedades). Aunque también existen técnicas artificiales que permiten llevar a cabo modificaciones genéticas realizadas por la mano del hombre.
Hace solamente unos años, un grupo de científicos desarrolló una nueva tecnología genética que permite aislar genes concretos e introducirlos en el genoma del organismo del que provienen o en uno distinto generando los organismos transgénicos. A esta nueva tecnología se la denomina ingeniería genética y permite desarrollar nuevos organismos útiles en biomedicina o en agroalimentación.


5. La revolución genética
flechad.gif
Siguiente